Los programas de vigilancia respiratoria en medicina ocupacional incluyen una radiografía de tórax y una espirometría simple. Aunque útiles, ambas son pruebas con una elevada tasa de falsos negativos; es decir, fallan en identificar procesos patológicos, especialmente en las etapas iniciales de las enfermedades.

Lo anterior contrasta con el objetivo central de un programa de vigilancia laboral que es la identificación oportuna de anormalidades que sustenten un cambio en la actividad
laboral o una intervención específica. La «identificación oportuna» hace referencia a la etapa preclínica en la que no existen síntomas y en la que evitar la exposición será una medida altamente eficiente para evitar la progresión del daño.


Les invitamos a leer en artículo completo por el Dr. Luis Torre-Bouscoulet, colaborador de Avodá aquí

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s