El 3 de marzo se declara por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el Día Mundial de la Audición con el propósito de promover la detección temprana de cualquier tipo de problema o deterioro auditivo en las personas. Esta conmemoración ocurre todos los años por medio de campañas y movimientos realizados durante todo el mes, en el que asociaciones civiles, hospitales y centros de salud invitan a participar a la población en general a sus actividades en pro del cuidado auditivo.

De acuerdo a cifras emitidas por la OMS, se calcula que, en 2050, más de 900 millones de personas —es decir, una de cada 10— sufrirá una pérdida de audición discapacitante. El 60% de los casos de pérdida de audición en niños se deben a causas prevenibles. Respecto a los mas jóvenes se calcula que 1100 millones de personas (entre 12 y 35 años de edad) están en riesgo de padecer pérdida de audición por su exposición al ruido en contextos recreativos. En cuanto a las personas mayores de 65 años aproximadamente una tercera parte de esta población padece pérdida de audición discapacitante. Por otro lado, los casos desatendidos de pérdida de audición representan un costo mundial anual de 750 000 millones de dólares internacionales. Las intervenciones destinadas a prevenir, detectar y tratar la pérdida de audición no son caras y pueden resultar muy beneficiosas para los interesado.

Recomendamos estar al tanto de la información disponible en el sitio oficial de la CNDH y de la OMS